Pilar Aguilar Carrasco May 22
Suerte tienen de que las feministas no seamos bárbaras... Si no, a quienes han premiado a las campeonas de squash con un vibrador y un kit de depilación, los ataríamos, los depilaríamos de cuerpo entero (incluida barba) y les meteríamos el vibrador por donde les cupiera (o no).