Laureano Marquez Mar 23
Que el régimen de Maduro, probablemente el más corrupto de la historia de la galaxia, acuse a alguien de “corrupción espiritual”, muestra que el “cinismo espiritual” no tiene límites.