Laureano Marquez Mar 16
“Cuenta Tomasz Surdel que después de recibir los golpes y de que le quitaran la capucha, se encontró con una pistola aputándole a la cara y uno de los funcionarios gritó: “dispárale” y ‘jaló el gatillo”. Se solazan en el mal, la perversidad, la corrupción.