Twitter | Search | |
Oriol Querol
¿Os acordáis de la misteriosa esquela del hombre que había “dejado este mundo sin haber aportado nada de interés”? He encontrado algo, una especie de cápsula del tiempo, que demuestra que eso no era verdad. Hagamos un viaje, hacia el mejor verano de su vida.⬇️
Reply Retweet Like More
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
La esquela se publicó el 8 de febrero. La versión catalana tenía un texto diferente: “ha muerto (...) sin haber modificado demasiado el mundo que le rodeaba”. La historia se hizo viral.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @islandiarac1
El programa entrevistó a dos familiares del muerto. Dijeron que fue Emilio quien dejó escritas las esquelas. Contaron que había fallecido de neumonía. Que vivía solo desde que falleció su madre y que su padre había muerto con la División Azul, al lado de los nazis.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Explicaron también que Emilio fue químico de profesión. Que tenía una malformación en los huesos -era jorobado-, y que por eso vivió siempre encerrado en casa y en sí mismo. Que era muy inteligente y culto. Y la cosa terminó ahí.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Bien, pues meses después, y como hago de vez en cuando, me pasé por los Encants, en Barcelona. Es uno de los mercados de antigüedades más viejos de Europa y hay una cosa de este lugar que me fascina: el proceso que siguen los objetos hasta llegar allí.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
En muchos casos funciona así: una persona que vive sola muere. Los familiares le encargan vaciar el piso a un profesional, que vende todo a un anticuario. Este crea un lote y lo lleva al mercado. Hay una subasta y los comerciantes pujan por los lotes, que luego venden por piezas.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Una vez hablé con un vaciador de pisos. Me contó que en ocasiones algunos familiares le llaman desde el hospital, nada más morir el familiar. Y que incluso una vez le pidieron que vaciara un piso con el cuerpo todavía presente.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Total, que a menudo todo el género de un puesto proviene del mismo piso. Son cápsulas del tiempo de veinte metros cuadrados en las que se amontonan recuerdos e historias de toda una vida. Luego, en unas horas, todo desaparece troceado y vendido al mejor postor.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Precisamente uno de esos puestos me llamó especialmente la atención. Este. Era muy completo. Tenía de todo: cuadros, libros, discos, aparatos de radio, de video, magnetófonos, cintas, un sombrero de copa, postales, revistas, objetos religiosos...y muchos papeles.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Consultando algunos de esos papeles, enseguida apareció un nombre: Emilio Miró Paniello. Allí mismo, y por curiosidad lo metí en Google y… ¡boom! Con la primera entrada enseguida encontré la esquela y até cabos. Y claro, mi interés se multiplicó por mil.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Tenía ante mí los objetos personales del misterioso hombre de la esquela. No había duda. Y no podía desaprovechar la oportunidad de averiguar más. Escaneé todo el inventario, buscando un artículo que mereciera especialmente la pena ser inspeccionado. Pero es que había cientos.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Había objetos relacionados con su profesión de químico.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Montañas de cintas de vídeo con varias películas en cada una de ellas.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Aparatos de todo tipo.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Muchas carpetas. Parece que Emilio tenía una obsesión por la documentación y la clasificación. Tenía archivos de todo tipo. Recortaba artículos de prensa, los fechaba, los agrupaba con cinta adhesiva y los clasificaba. Como este dossier sobre los juegos de Barcelona 92.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
También conservaba toda la documentación (programas, papeletas, artículos) de todos los procesos electorales de su vida, perfectamente archivados.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Incluso había un ordenador portátil prehistórico.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Pero entonces, me fijé en un artículo en concreto. Un montón de papeles mecanografiados esparcidos por el suelo.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Enseguida me di cuenta de lo que era: el diario personal de Emilio. No me lo podía creer. Si en algún lugar podían encontrarse respuestas al misterio de este personaje, era en esas páginas. Lo compré.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Antes de irme, escuché una conversación entre el vendedor y un cliente, un hombre de unos cincuenta y pico. Le interesaban sobretodo las radios o los magnetófonos, y finalmente compró uno de ellos. Le pregunté por qué.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Me contó que trabajó hace tiempo como reparador de televisores. Ahora compra aparatos antiguos para arreglarlos cuando se jubile. Como el magnetófono llevaba puesta una bobina, le pedí el contacto. Si algún día lo reproducía, me interesaba saber el contenido de la grabación.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Me fui a casa y me puse manos a la obra. Como el diario había provocado interés entre varios visitantes, las hojas habían quedado escampadas. Las había juntado al comprarlas, pero era un caos. Estaba todo mezclado, con hojas escritas a mano y otras mecanografiadas.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Por suerte, Emilio había sido muy meticuloso en la numeración, así que con un poco de paciencia, era posible ordenarlas. Al fin, lo conseguí. En total, 280 hojas con 560 páginas escritas entre el 13 de octubre de 1960 y el 27 de diciembre de 1962. Tenía 20 años. Vamos allá.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Las primeras páginas están escritas a mano. En ellas Emilio anticipa los temas que tratará. Uno de ellos es la actualidad, como las elecciones que están a punto de celebrarse en EEUU: Kennedy vs. Nixon. JFK sería elegido presidente a los pocos días y asesinado a los dos años.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
También habla de la actualidad deportiva. Aquí escribe mientras en la radio transmiten un Madrid - Barça de la Copa de Europa. El Barça pasaría aquella eliminatoria y llegaría por primera vez a la final, en Berna, donde...bueno, no hace falta hablar de lo que pasó.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Poco a poco, el diario se va volviendo una referencia obligada para Emilio. Tiene conversaciones con él e incluso le pide perdón cuando se salta un día.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Llega el año nuevo, 1961. Y los Reyes Magos le traen una máquina de escribir. Entre esto y el invierno, frío y lluvioso, Emilio se va aislando del mundo y volcando más en su diario. Cada vez es más íntimo y atormentado.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Emilio le da muchas vueltas a todo, hasta un punto obsesivo. Uno de los temas recurrentes es el de sus dudas respecto a Dios.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
De hecho, Emilio a menudo menciona el internado religioso en el que estudió. Habla de los curas, de los castigos que le infligían, y cuenta que allí vió “demasiadas cosas”, aunque nunca llega a concretar.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
En varias ocasiones Emilio contempla que alguien lea su diario en un futuro. Es uno de los motivos por los que he decidido publicar fragmentos. Pero un día, el 6 de mayo, especifica que quiere que esa página concreta sea confidencial. Lo he respetado: no voy a contar lo que dice.
Reply Retweet Like
Oriol Querol 2 Sep 18
Replying to @OriolQF
Por cierto, ¿recordáis al señor que conocí en el puesto, el que compró el magnetófono de Emilio? El hombre no tenía intención de dedicarse a ello todavía, pero leyendo el diario me picaba tanto la curiosidad que le insistí, y lo puso en marcha. Y me envió esta nota de voz:
Reply Retweet Like