Twitter | Search | |
This is the legacy version of twitter.com. We will be shutting it down on 15 December 2020. Please switch to a supported browser or device. You can see a list of supported browsers in our Help Center.
Manuel Vilches
Inicio nuevo curso con hilo sobre la serie y la presentación de los efectos de la irradiación en las personas. Un resumen de mi post en (tweet fijado)
Reply Retweet Like More
Manuel Vilches 2 Sep 19
No soy experto en energía nuclear y mi interés por el accidente (y la serie) se centra principalmente en los efectos biológicos de la radiación, que sí son parte de mi actividad profesional. Para otros asuntos, y
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
es magnífica en los aspectos cinematográficos, históricos y técnicos, y ha recibido merecidas alabanzas. Otro vídeo en el que se aprecia la fidelidad visual de
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
En cambio ha sido muy criticada en los aspectos relacionados con los efectos de la radiación en humanos. Pero también en esto es fiel a los hechos, aunque estos parezcan contradecir algunos conceptos muy extendidos.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Chernóbil es nuestra segunda fuente más importante sobre los efectos biológicos de la radiación. Solo el seguimiento de los supervivientes de los bombardeos atómicos y su descendencia ha aportado más información hasta la fecha
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Por cierto, este es Tsutomu Yamaguchi, único testigo y superviviente de las dos bombas atómicas. Tenía en aquel momento 29 años. Murió en 2010 poco antes de cumplir 94 años.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
se centra en los dramáticos efectos a corto plazo sufridos por los trabajadores de la central y los participantes en la respuesta de emergencia, y son estos el objeto de mayores críticas.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Los informes oficiales no contienen una descripción detallada de los daños ocasionados ¿cómo podemos saber entonces si es en esto fiel a la realidad?
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Tenemos en los informes algunos datos que pueden orientarnos para valorar esos efectos, sobre todo en este También en este y este
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
El más relevante de estos datos es el nivel de exposición que aquellas personas sufrieron. Y es aquí donde todo lo que sabíamos, o creíamos saber, hasta ese momento sobre la respuesta biológica a la irradiación accidental se nos muestra con toda su limitación.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Las dosis integrales recibidas por el reducido grupo de personas que recibieron el mayor impacto del accidente fueron en muchos casos superiores a aquellas recibidas por los supervivientes de Hiroshima y Nagasaki.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Hoy sabemos, en parte por Chernóbil, que a dosis tan elevadas la respuesta del organismo, que conocemos como síndrome agudo de irradiación, es realmente “aparatosa”.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
El vómito puede aparecer en un intervalo de minutos. También en minutos puede ocurrir la pérdida de conciencia o aturdimiento, o la fiebre. Eran efectos conocidos, aunque no en esta forma tan aguda.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Esta tabla lo resume bien (de Mettler et al.)
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Pero en lo que Chernóbil supuso una situación absolutamente desconocida fue en lo relativo a la irradiación de la piel a muy altas dosis. En Chernóbil algunas personas estuvieron expuestas al contacto con gases, líquidos y partículas con altas concentraciones de actividad.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Esto produjo la irradiación por contacto muy próximo de la piel con partículas cargadas (principalmente electrones) poco penetrantes pero lo suficiente para irradiar una capa significativa de la dermis, lo que se conoce como “beta burns”.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Se estima que estas personas recibieron entre 20 y 30 veces más dosis en piel que en el interior del cuerpo, lo que significa que recibieron dosis en piel de más de 400 Gy en la capa basal de la epidermis y 150 Gy en el tejido y vasos subcutáneos, en unas pocas horas.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Posiblemente las dosis fueron mayores en zonas limitadas. Este esquema real de irradiación de un afectado está extraído de este artículo de Barabanova y Osanov
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Estas altísimas dosis pueden implicar el eritema casi instantáneo y la aparición de ampollas en las primeras 24 horas para dosis por encima de 500 Gy.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Podemos hacernos una idea de la gravedad de esta irradiación viendo las consecuencias que una dosis en piel de "solo" 70 Gy tuvo en Hisashi Ouchi, "paciente A" del accidente de Tokai-Mura )
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Otro asunto muy criticado de ha sido la presentación de esos trabajadores más irradiados como “apestados” por la radiación. No, no se trata de apestados, sino de contaminados.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
¿Estaban contaminados aquellos trabajadores que actuaron durante las primeras horas del accidente? Por supuesto. Los trabajadores estuvieron expuestos a fluidos y partículas contaminados, y estos penetraron en sus vías respiratorias, mucosas y heridas
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Podemos leer lo qué dice el informe UNSCEAR 1988 en su apartado 11 respecto a las actividades incorporadas
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
¿Eran esos niveles de contaminación un riesgo para sus cuidadores? No, pero sí una fuente de irradiación significativa. Con los procedimientos habituales los niveles de exposición de estos cuidadores debieron ser muy bajos y no implicar riesgo de ningún tipo.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Pero ¿qué decir de Lyudmilla Ignatenko, la esposa del bombero Vasili Ignatenko? Lyudmilla estaba embarazada en el momento del accidente y tuvo una hija, a término, tres meses después. La niña sobrevivió solo unas horas, su hígado y su corazón estaban enfermos.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
En se atribuye esta muerte a la radiación y se dice que la niña absorbió la radiactividad y eso pudo salvar a su madre. Este es el relato de la propia protagonista en el libro “Voces de Chernóbil” de Svetlana Aleksiévich ¿Es cierto? ¿Es siquiera posible?
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Según su testimonio ella permaneció junto a su marido (y sus compañeros) durante muchas horas e incluso tuvo contacto físico… si debemos o no creerla es lo de menos, aunque esto es importante para estimar las dosis recibidas por ella y su hija.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Lo cierto es que esa irradiación, de a lo sumo unas decenas de mSv, no fue la causa de la muerte de la niña. El embrión estaba en el sexto mes de desarrollo, completamente formado. Por lo que sabemos, en ese estado la muerte solo es posible a dosis muy altas.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Por otra parte, dada la baja prevalencia de la cardiopatía neonatal (del orden del 0.5%) y la aun menor de cirrosis, que hacen muy improbable la aparición simultánea de ambas, es una razonable tentación asociar el evento con la irradiación sufrida.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Pero aun con esas consideraciones, atribuir esa muerte es temerario y, por supuesto, la posible fracción de dosis y contaminación recibida por el feto no fue lo que salvó a su madre.
Reply Retweet Like
Manuel Vilches 2 Sep 19
Replying to @ManuelVilches2
Pero la criticada afirmación no pretende ser “científica”. Se realiza en boca de la “simbólica” doctora Jomiuk, quien se refiere a lo que alguien (no se señala quien), le dijo a Lyudmila en el hospital donde dio a luz.
Reply Retweet Like