M. A. Bastenier 23 Nov 16
Defender el propio idioma no es nacionalismo ni chauvinismo, sino respeto a quienes somos, de donde venimos y a qué aspiramos.