Nosotras Aug 1
Que un político siga manteniendo su cargo, a pesar de una condena por violencia machista, es una clara muestra de desprecio hacia las víctimas y las asesinadas. Un país que permite darle poder a un maltratador, es un país condenado al fracaso.