Promoción_literaria Oct 22
Nadie lo vio venir. Nadie estaba preparado. Ni el artífice predijo el final de su propia obra. | Latidos en el sótano. Empieza a leerla, ¡gratis!